Gloria Lepilaf

Versos en una noche lautarina

A esta hora, cuando  todo está dormido

y no hay pasos deambulando

por las calles simples de Lautaro

te ofrezco el silencio de la noche,

cargado de recuerdos.

Te ofrendo mi propio silencio

mientras me inunda tu ausencia,

te brindo mis lágrimas,

tan puras, tan claras como manantial fluyendo,

mi propio dolor y mi amor intenso

engendrando en secreto el dulce néctar de tus besos.

Todo, todo, todo lo te lo entrego,

ahora cuando todo está en silencio

Y te dedico mis sueños 

porque es lo único que tengo.

Comentarios1

  • Fabio Robles

    Triste y melancólico poema, no tienes el Amor de tu vida. Lograste un muy bonito poema. Saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.