Jaiah

Deja, mi amor


Deja, mi amor. Deja, yo quiero,
teñir el alma y el cuerpo,
con tus besos de vivo...
Deja mirar tus ojos profundos,
claros, como el mismo cielo...
¡Oh! ¡Ya ves mi amor,
quiero ser para siempre tu amor...
y mover mi corazón al ritmo del amor!
Jaiah



Deja mi amor que yo me encargo
cuidare tu corazón pero ve cuida del mio sin embargo,
al mismo te lo encargo de manera definitiva si ya lo sé a una mujer una vez le hice un embargo; confié nuestra relación mi querer, y fue poco perceptiva al parecer no
supe ver atraves de la mentira
que escondía.
Pero ya ella paso a la historia
hace ya una eternidad la saque
de mi memoria ahora tengo
a otro ser que no tiene nada que ver
con ese amor de ayer...
Desperté y mientras ella dormía
la admiré y me dije porque no escribirle poesía.
Antes que despiertes mi dama
te mire en la cama acostada me asomé a la ventana y mirando
al horizonte en su crepitar
de desnudas luces se dibujan los límites del territorio casi ya en claridad deja, a la ciudad la oscuridad y su envoltorio mi
amor y entre claro y oscuro
procuro no hacer ruido para
seguir disfrutando de mi ángel dormido recorro mi mirada por
tu ser en calma con solo el
vestido del alma valla que
tan bella luce mi amada con
sus ojos en reposo como cuando
de su mirada gozo.
Mi cielo otro día empieza y
en estos reglones quiero se mencioné lo que guardo en mi cabeza.
Al ritmo de mi amor latente
fluctuante entre afluente
de venas cargadas de vida
en felicidad.
Dejó, mi amor florezca en tus praderas "Cariño deja al tiempo espere perezcan nuestros latidos mientras tanto queridos seamos los dos y por Dios"
Y persigue lo audible de mi voz
al decirte te amo.
Como presiento para el fin
no tenemos fecha seamos
cual flecha que surca los vientos
hasta el momento que decaiga su fuerza.
Refuerza tú creencia en mi palabra
soy tu amigo y cuando mis brazos se abran fundete conmigo en un abrazo.
Yaz


Deja, mi amor,
que todo se complementa,
entre lo más amargo del dolor,
y el amor puro y natural,
que vá dejando el néctar de sabores,
en tu piel y en mi boca,
como lo que provoca,
una dulce sensación,
de grandes emociones...
Zoraya (Emy5)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.