Carlos Daniel Romero Omaña

Hola, buenos dias

Que la bienaventuranza guié tus pasos,
los andares,
construyendo senderos.

La alegría sea parte de ti,
con cada respiración.
La alegría transmitas,
con cada exhalación
La alegría que transmites
regrese en por venir.

No tengas cuidado de la virtud,
en tu caso es solo un cuento,
no te dará mal,
tampoco consuelo.

Sigue tu paso,
sigue tu sendero,
sigue solo
sigue un sueño.

La razón nubla el juicio,
la rozan alumbrando el camino,
la razón nos hace crédulos ante lo conocido
la razón abre la puertas o de este mundo mio.

Dime como abre las puertas del sendero,
un corazón sin llave.
Una mano sin sustento.

Hoy buenos días yo te digo,
con alegre consuelo.
Desdén del día.
Alegría del sueño.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.