argantonio

Para uno ,una

No es el brillo de tu piel,

de oscura aceituna,

ni tampoco las sonrisas

que me alegraban una a una.

Ni es tu flexibilidad gatuna,

ni es tu prestancia,

vestida o desnuda

a la luz diurna.

Es tu mirada sugerente,

y nunca inoportuna,

fuiste la aliada fiel

de la luna.

La soledad no es para ti,

nunca serás taciturna,

princesa sin harém,

de leyenda moruna,

voz dulce que invita,

al sueño en la cama o en la cuna,

sombra resplandeciente en el asfalto y en la duna,

supiste ser mujer como ninguna,

envidiáda compañera, ni maestra ni alumna.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.