Braian Donald

*-- Y ASI... TE CONOCI... --*

*-- Y ASI... TE CONOCI... --*

 

El ocaso se recostó sobre las montañas
y el cielo se encendió como en las mañanas;
entre pasos ligeros y mi corazón en suspenso
se hacía eterno el momento de tu encuentro.

 

La acera parecía infinita como el universo
y en mi piel se posaban mis nervios perversos;
pero ese momento en que te ví fue tan intenso
fue tan hermoso como un magnífico verso.

 

El detalle mas precioso fue tu presencia
que se desbordaba en tu infinita esencia
mientras mis susurros se convertían en impaciencia
y mis labios ansiosos conversaban de impotencia.

 

Y así fuimos encontrando una afinidad,
o tal vez, solo fue mi espontaneidad;
pero lo mejor llegó en la posteridad
cuando te convertiste en mi felicidad.

 

Mientras el día se esfumaba descubrí que tu mirada
se transformaba en mi perla más anhelada
sentí el temor de que te alejaras
porque tú, eres lo que yo mas soñaba.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.