Samuel Santana

Entre lo justo y lo falso

 

La mentira, si está acompañada de dinero,

camina con facilidad entre los hombres.

Las palabras de un rico,

aun cuando sean necedades,

atraen admiradores.

Al pobre poco lo escuchan,

aun cuando sea un sabio.

Por la perversidad del malo no te preocupes:

el mismo hace el hoyo donde va a caer.

El éxito requiere de una visión,

de disciplina y, sobre todo,

de mucha perseverancia.

Mejor es tener al culpable por inocente que no

estar seguro de su condena.

El mal tiene una fuerza poderosa

que lo destruye: el bien.

 

 

Comentarios1

  • Maria Renteria

    Una gran reflexión poética. Saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.