Josep Llop

ANIMA, ANIMUS

ANIMA  ANIMUS

 

En este mundo, más bien acelerado, más bien tensado, se echa en falta otro ritmo, más pausado, agradable, de vals…

Necesitamos otra velocidad para transitar más tiempo, despacito, pasito a paso, por Via Felicidad; momentos largos de vida fácil, sin ir lanzados a una meta y a otra y a otra más.

En el reino de Bután el principal punto de su Constitución és la felicidad. En el cuento de La Lechera, el negocio en un País de Nunca-Jamás.  

Ese sería el éxito, un latir de la Vida acompasado, conveniente, el de las Fiestas de guardar.

Sin embargo en las calles de cualquier ciudad la pulsación és acelerada, áspera , sin silencios.

En contraposición en las calles de cualquier pueblo, quizás falte la cadencia y más vitalidad. Internet no la dá.

Parece que el tiempo se pare, se ponga a andar, se pare…y, entre estos dos compases, el rápido y el lento, funcionamos los humanos actuales, pero no nos encontramos , necesitamos otro ritmo sincopado, más tiempo pasado en equilibrio, centrados y ahí está la dificultad : armonizar el tempus exterior, el trajín y la ansiedad , con el tempus interior, un modo personal de llevar la actividad o la tranquilidad.

Y és que en el justo medio está la salud, la equidistancia que deja margen para relajarse o activarse en nuestros ánimos, nuestros cuerpos, según nos vaya o nos convenga más y se   hace difícil de llegar a Ser uno mismo y Ser uno mismo también entre los demás.

Se hace difícil la bondad.

Necesitamos más corazones en Paz, más buena gente que sepa respirar .

El camino está marcado desde milenios : conócete a ti mismo, aprende el arte de dominarte después, mejor siempre que el de dominar…la fábrica del milagro seria pensar más en Oriental y vivirlo en Occidental.

Tiempo para el Alma, ánima, la serenidad de la mano del tiempo también para el ánimus, el principio de actividad y mientras aprendiendo a danzar al ritmo que tocan, pero bailando sólo la canción que a uno le guste más, o sentarse a verlas pasar.

El vacio existe para que se pueda llenar.

Soltando aire.

Cada dia un Mundo para ti,

Date permiso.

Sal…                                                                                           

                                                                                  

                                                                                Josep Llop…

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.