Moisés Alv

03 de Oct

La primera vez que hablamos, no fue en persona
Fue desde un sitio Web, donde los dos iniciamos

La platica se torno en horarios de las dos horas y tantos minutos, hasta las veintitrés horas, ese mismo día
Tiempo despues, yo con la intriga y el gusto de querer conocerla
Nos presentaríamos al tercer día, en la escuela, ahí la tenía

Ella tras de mi, jugando con algunos compañeros
Volteé sin razón, ahí estaba, su sonrisa capturó la mía
Con pena y miedo, pero seguro de mi postura
Le hable, no recuerdo que dije, y no encontré mirada fría

¿Sería amor? Lo que iba sintiendo 
O acaso seria un tropiezo de ciegos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.