ErC

Latinoamérica Unida!

Latinoamérica siempre fue el tercer mundo,
sigue hoy en día de pie con fracturas,
daños colaterales desde la conquista.
Naufragamos en las venas abiertas de américa
una américa liberada unida, en libertad desunida.

Somos el pueblo, somos la gente, miles de etnias,
colores-tonos de piel, arcoíris infinito encadenado,
esclavizado por el poder del burgués, tal vez.

Ya es un bicentenario que fuimos soltados
según nos han contado los del patriarcado,
pero en sí ¿Qué es libertad en nuestros años?

Alguna vez existieron pensadores fieles
al sueño de una Latinoamérica unificada,
con todos sus sabores, sueños y laureles,
pero quedo agobiada por el poder del norte,
que vive encaprichado con chupar nuestros bienes.

Aún se puede oler la carne quemada, la sangre derramada
por la tierra que pisamos en el presente,
aún se escuchan los gritos de libertad ahogados en tortura
por el látigo de la Europa vieja que se sentía dueña.

Alguna vez nuestras estructuras y pirámides
fueron edificadas por el mismo arquitecto,
tal vez hubo encuentros sangrientos
pero con valor, respeto y honor vivieron,
se siente en las flores aquellas virtudes.

Hermanos somos los latinoamericanos,
no hay un papel totalitario para mezclarnos,
pero por ahí vamos bailando, cantando,
disfrutando el gozar de la tierra
el simple hecho de poder amar al prójimo
sin la necesidad de odiar al hermano.

Haya en los andes se escuchan los ecos
del grito que dieron arriba en la Sierra madre
Desde Tijuana hasta la Patagonia se sienten
los latidos del corazón que aún vive y late,
el ruiseñor viene y canta siempre lo hace
el quetzal vuela eterno por el aire
y el colibrí ilumina los destellos de tempestad.

Si guardas silencio por un momento
se escucha el rugir del tambor
inspirado por el General
para unificar la madre tierra
con sus cualidades y virtudes,
sobre todo con los defectos,
por la  sangre que ya no se derrama,
por los canticos de los niños y sus sueños,
por lo jóvenes que aún somos,
y por el amor que tenemos sin saberlo
o sin aún apreciarlo totalmente.

Si buscas en los libros olvidados
encontraras los poemas del sueño,
los versos que reclaman aquello,
la prosa de la libertad unida.

Sé que suena utópico
pero Latinoamérica es eso
el sueño eterno.  

¡Latinoamérica unida!
¡Latinoamérica siempre unida!
¡Eternamente unida!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.