Dialec

Des-ilusión

Indisoluble es el aroma de la excusa su sola captación provoca espasmos en el espíritu del valiente. La perpetua mentira del cobarde y sus complejos sedentarios. Y que de la voluntad; donde queda la dicha de un gozo mutilado por las artimañas del sistema. ¡Ese! Con leyes incongruentes a la hazaña de vivir.

 

¿Qué merece el artífice del tiempo? Una medición lógica quizás, un escueto de ponzoñas charlatanas. A que amerita el imposible, el medio y los objetivos. Son utopías vestidas de niebla azul, intransmutables por los fenómenos artificiales del hombre, pasajes extraños que encaminan al barranco de la desidia.

 

La resignación de la obra inconclusa; tan solo un holograma de un reflector maquiavélico. La ilusión óptica de la irreal. Un marasmo de payasos mediáticos.

 

La búsqueda, la bestias disfrazada de esperanza. Ilusa, inocente frente a la muestra pictórica. La realidad una incógnita detrás del telón e esta farsa, llamada vida.

 

Wiston Bericote

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.