Esteban Mario Couceyro

Morir de risa

No paro de reírme

las carcajadas llenan el espacio

lloro a mares y me río

sin parar, al borde de la locura

no puedo detenerme

ya me duele la risa sin fin

el aire no llega en el espasmo de reír

me retuerzo y caigo al suelo

sigo riendo sin poder parar

el rostro enrojecido se desencaja

no puedo contener mis líquidos

la espuma, emerge de la boca

me ahogo en medio de la incontrolable risa

y pierdo el sentido.

 

Comentarios2

  • Fabio Robles

    Esteban poema en donde literalmente y cabalmente se muere de risa, ingenioso poema, saludos amigo.

    • Esteban Mario Couceyro

      Gracias Fabio, es una situación que puede ocurrir y mueve a reflexión, el pensar que nuestro cuerpo es capáz de llevar a un camino inverso al de la mente. Otro caso es el síndrome de la mano izquierda, donde la mano actúa con independencia del razonamiento y deseo resultante.
      Un saludo desde el sur
      Esteban

    • Beatriz Blanca

      Morir de risa es lo opuesto a lo que sucede pues la risa es un método curativo.
      Ayer no estuve en la página, hoy lo leo. Que la inspiración no te abandone Esteban.

      • Esteban Mario Couceyro

        Querida Beatriz, hasta lo bueno en desmedida cantidad, es malo. Eso nos enseña que estamos hechos de una mezcla variable entre lo mejor y lo peor, importa la proporción que nos hace buenas o malas personas.
        No se si la inspiración pueda abandonarme, primero debería encontrarme...
        Te saludo
        Esteban



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.