Alastor Salazar

Miau.

Hoy la gatita presumida
ya no está deprimida
y se siente muy wonderful,
esta cansada de su vida
reponiendo bebidas
de cajera en carrefour

Rompiendo la monotonía
por un día pensó, 
desempolvando los pedazos de su corazón
iba a salir a la calle
y sigue obviando detalles
en ascensor descendió. 

Con el bullicio de la noche
y pasando del coche
por el claro tráfico
aunque no le sobraba el money
entró a tomarse un gintonic
en un bar muy céntrico.

Desde la barra echó un vistazo
y sin contar "ramalasos"
había un ambiente tétrico
y lo único que se salvaba
era el chico que pinchaba
que no era Jonh Wayne
pero a ella le gustaba
esta canción... 

"No, no, no, por favor, 
no creo en el amor
tan mortal como lo es mi vida
tienes mucha razón
pero en ese callejón
quien se adentra no encuentra salida". 


Huyendo del aburrimiento
desplegó los talentos
de sus dos pechonidades,
se retocó su maquillaje
y al ensuciarse el traje
rió de forma irónica. 

Si una mujer es despechada
que se puede esperar
el éxito es de las que no lo dejan de buscar, 
y de una forma muy tierna
fue cruzando las piernas
como en Instinto Básico. 

De pronto se le acercó un tipo
que al largar por el pico (ja ja)
resultó un botánico
al rato un impresentable
se las daba de amable
por un simple cítrico. 

Cuando todo estaba perdido
diviso un buen partido (mmm...) 
y surgió la química. 

Menudo gato callejero
me lo pido primero, 
ven acá bombón
que en la esquina te espero
del callejón. 

Hoy la gatita presumida
ya no está deprimida
y se siente muy wonderful.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.