Daira Hernández

Te quiero pedir nada.

Amor mío no te quiero pedir nada, pero

si por azares del destino los ojos te brillan

un poco más está tarde o las palabras de tu boca

 se tornan dulces al salir como ondas.

Sería algo verdaderamente bello.


No quisiera suplicar que te enfoques, pero sí de repente

caes en un charco de atención, podrías notar

como combine el color de mis párpados

con el de mi vestido o los zapatos. Para hacerlo más especial.

Quizás amor, no debería de esperar

que captes la fragancia que llevo encima

o la dirección de mi cabello en el peinado que me a costado tanto.

 Si te pidiera que me recordarás el cariño que me tienes,

entonces habré olvidado cuanto te quiero yo a ti.


Por eso es tan importantes que sepas el gusto que tengo

por los lunares que llevas

cada tanteo de centímetros cuadrados en la piel y

lo feliz que me hace tu risa brava y tus ojos ciegos.


Amor mío no te quiero pedir todo, simplemente te recuerdo

 

regar aquel retoño que una vez sembramos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.