angelillo201

Otra raya de coca en la iglesia del muro de Texas



El  agua está quieta en la pila ,

para ponerla en la frente.

El cuerpo  lo mete en la lengua una mano.

Un ángel baja volando del andamio del muro.

Ojos tristes se aferran al aire,

mientras se aprietan en la fila.

El muro se llena de rostros

que cantan aleluya.

El muro necesita canciones

para que brote la paz de los corazones.

Niños y niñas,

señores y señoras,

respetables miserables

oremos:

Pedir y se os dará,

da igual que seáis extranjeros,

todos lo somos en este agujero.

Jesucristo era un marciano,

nacido en galilea,

que no hacia otra cosa que cantar al cielo

buscando su hogar.

No os asombréis de lo que veáis por el mundo.

La cosa está encabronada,

he aquí mi mensaje.

Abrir vuestro corazón a nuevas experiencias,

o poner un muro a vuestra conciencia para estrangular vuestra alma,

 

ambos caminos son igual de respetables y recomendables.

Paz y bien,

y que la dicha os acompañe.

Angelillo de Uixó.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.