Inexistente

Si quieres que hable.

Si quieres que hable
no me preguntes mi nombre.

Te lo han dicho mis días
desde que cabalgo el potro
que lleva el principio y el fin
en su lomo.

(Tal es secular no divino)

Hablaré
solo para suicidar a mis voces
que amagan con desatino.

Mi boca solo se amedrenta
con su propio silencio…,
entonces su palabra
es amarga
como hoja de limonero
que alberga en su sombra a los idos.

Si quieres ver tras cristales;
no preguntes mi derrotero,
si me vulnero….., sincero,
me harás derrumbar los oídos
con silencios rotos… letales.

Comentarios2

  • mayrakarina

    Ouch! Mejor callar!

    • Inexistente

      Aprecio tu pasar mayrakarina, Un abrazo. El escrito solo es una forma vertida de las ideas en un momento dado. Además ten en cuenta mi inexistencia.

    • Anitaconejita

      Existes entiéndelo!!! transciende, me encanta lo que escribes y la forma que lo haces, bien hecho!!!

      • Inexistente

        Un honor sus palabras amiga. Que la esté pasando feliz este maravilloso jueves. Un célico beso .



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.