J.C.R

Apocalipsis

El cielo fue encapotado dos días antes del fin.

La noche brilló como si de una mañana estrellada fuese.

El mar se secó como si de polvo hubiese nacido en un principio,

y la paz, se esfumó como si del olvido se tratase.

 

Vi niños gritando, a lloros de hambre.

Vi cuerpos desechos, vaciados de sangre.

Vi a los fúcares castigados por males.

Vi las llamas del infierno al fuego de arde.

 

Gritando estoy: !Que aquesto acabe!

Diciendo a Dios que por esto alaben.

 

De frente, los cuatro jinetes con hordas del averno.

Las siete trompetas sonaron para un final.

Así es como acabó el mal,

devorando a la humanidad.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.