CAPITAN DAVIS

ESQUINA AZUL

Deja su hambre en la calle,

un silencio oscuro gira,

un silencio de cuerpo herido,

su piel escucha el deseo,

animal suelto, instinto cautivo…

Sus besos duran el canto del placer,

Como el silencio de sus palabras,

Es tarde y lejos…la verdad sin hora,

Sobrevive al silencio ido,

Cada noche su dolor es luna

La fugacidad de las palabras

Se consumen como el frio exilio,

Como las cosas turbulentas de la esperanza,

Quien dormirá sus sueños?

Quien juntara los días y el silencio,

Las orillas se abren al agua tranquila…

espera los silencios violados…

la verdad silenciada…espera maldita.

Maldita espera de malditos ausentes.

Maldita ausencia de hombres como de piedra



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.