argantonio

Solamente una vez

Solo una vez fui al desierto,

y llovió a mares,

fue un quitapesares,

y un sinfín de pájaros trajo el viento.

 

Había un Saharahui que tenía un huerto,

y en el humilde huerto había un par de naranjos,

frutas doradas en la arena, eran milagros,

y es que en el Sahara, todo no está muerto.

 

Aquel hombre hizo un pozo,

tan profundo como pudo,

y encontró el agua ansiada.

 

!Que alegría, que gozo!

yo de los milagros dudo,

pero la fe en si mismo fue recompensada.

Comentarios1

  • diego leonardo

    Conozco el desierto,
    allí llueve una vez al año
    y brotan praderas de flores
    es loco que la tierra posea esos espacios
    y que incluso en la aridez con un poco de agua se produzca la vida
    saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.