Gloria Lepilaf

A mí me formaron

A mí me formaron de musgo y greda

Y frotaron mis caderas con poleo y menta.

A mí me sembraron entre malezas y correhuelas

Y florecí en el chilco, en el trébol y en las piedras…

Tengo un poco de sal, de coirón, de pimpinelas…

Me esculpieron en el roble, en el laurel, en el canelo.

En los junquillos y en el yuyo he dejado mi estela.

También tuve alguna vez la forma de un copihue

Y sudé como él, sangre en primavera.

Llevo recuerdos de amores dulces y amargos

Pero mis llantos quedaron adormecidos en los charcos.

Mi sonrisa florece en cada margarita

Aunque cargo memorias de mi gente de antaño

Y de su sangre derramada por la lanza del extraño.

Asida a mi tierra estoy como el coirón de las laderas

Porque mi piel tiene el color de la greda.

Lo que una vez diseminé en el barro

Hoy sigo sembrando en plazas y calles

De mi pueblo reposado en que me amparo.

La sangre del copihue aún fluye por mis venas

Y yo aprendí a vivir con el invasor en mi tierra.

Comentarios2

  • Fabio Robles

    Gloria esta prosa está llena de poesía y me encanta la descripción que haces y el mensaje que dejas. Te felicito. Saludos

  • diego leonardo

    Tambien lo asimilé así como lo escribes
    Es un perfil lleno de aromas y raices
    Lleno de elmntos atractivos
    Te felicito



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.