Gloria Lepilaf

En mi reino de quimeras


Siempre estás en mi reino de quimeras
Me duermo sin quitarme el anillo,
Sólo cuelgo el vestido en una percha de marfil
Nadie se ha sentado en tu silla
Todavía no abro esa botella de vino
Me recuesto en mi sarcófago de hierro
A medio respirar el claustro cercena mi memoria
Cuando tu fantasma me visita o se retira
Después de la neblina.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.