l homme en fevrier

Calaverita a Marcela

La huesuda salió

de entre su parcela

pues quiere llevarse a Marcela.

 

Ella se resistió,

pero ni con luceros verdes

a la parca convenció.

 

De la mano se la llevo

y en nocturnos callejones

en Guanajuato se les vio.

 

Que cruel es la parca:

En vida me tiene muerto,

pues sin ella, todo es desierto

 

Al panteón vengo hoy,

en mis manos traigo una vela...

al recuerdo de querida Marcela.

Comentarios1

  • CharlotteWeasley

    Jajaja, no cabe duda que Guanajuato alborota muchas cosas.

    Me ha gustado, sobre todo los dos últimos versos, pues es raro encontrar una calavera que hable de lo que siente el escritor, que eche una mirada hacia otro lado.

    Además tiene ese toque de tristeza muy real, a diferencia del común humorismo que se suele encontrar en este tipo de escritos.

    Muy bien!!!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.