Gitana Solitaria

Dolor de una madre.

Ese dolor profundo de madre
cuando alguien hiere a su flor.
Pequeña flor,toma de mi rocío
cada latido de tu corazón rige.

 

Mi existencia,ante,cada revés
inspiras tanta fuerza,mi amor.
Sin tu amor la vida no consivo
te cuido,por ese intrépido aire.


Princesa de porcelana,tal vez
brillas tanto,que su sol celoso.
Intenta alejarte,en mis brazos
despierta el instinto de madre.


Entrego mi vida,cada instante
yo reto al mundo,sí es preciso.
Para cuidar de mi preciada flor
Nunca,subestimen una madre.


Porque ningún dolor nos hiere
tanto,cuando rozan divina flor.
Se abre la tierra,ante su llanto
entonces,clama voz de madre.


Su dolor,nunca,olvida ni muere
sigue ese camino,pequeña flor.
Sangre llama justicia,con dolor
es el más puro amor de madre.

 

Comentarios1

  • Victor Ma. De San Lorenzo

    Muy bello y rico en sentimiento de ese amor de madre. Gracias por publícarlo.. ¡Muy ... muy bello!

    ¡Saludos para vos, Gitana Solitaria!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.