Gloria Lepilaf

Me quedé de pie mirando...

 

Me quedé de pie mirando tus pasos entre la niebla,

en el frío vientre del otoño,

lentamente se alejaba tu silueta.

Mi cuerpo quedó temblando

por la ardiente huella de tus yemas

y mi alma enmudeció de angustia

sumida en sábanas húmedas.

cabalgaste con la niebla y la niebla con el viento

y el cielo se cubrió con nubarrones de invierno.

El tiempo transcurre despacio y te busca en silencio

y la lluvia desnuda suspira tu ausencia  ansiando el regreso.

Mis manos están vacías de tu sol y de tu tierra

y tu viña aún está esparcida por mis venas.

Aunque mi piel envejece, rejuvenezco por dentro

abrigada a la llama de tu dulce recuerdo.

Porque es más fuerte el licor que me has dejado

que la angustia de perderte entre mis brazos.

Comentarios4

  • diego leonardo

    preciosa canción
    se sienten las voces de tu texto
    gracias por esto!

  • Fabio Robles

    Bello poema fluye lindo ante mis ojos , un amor guardado en el alma . Te felicito Gloria, saludos

  • Nipur

    Una síntesis de amor en poesía.Precioso!

  • LUIS ADONAY VENEGAS LEYTON

    Las imágenes que pintas con tus letras son paisajes con vida y con recuerdos de mi Sur amado.
    Gracias por compartir tus letras.
    Purenino



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.