Santiago Miranda

Apocalipso

Estuviste aquí antes y nos tomamos unos tragos
además bailaste pero ahora me voy retrayendo
al recuerdo ignoto sin despedirme es que esto
ya ha pasado antes lo aseguro y solo se devuelve
desde el comienzo así parte a su reencuentro :

Al septímo hijo del día cuarto me espera, ella
en lo oscuro volcado en su penumbra cerrada de cerillas
aquella niña sudaca mecida entre las cuerdas /mi patria/
de cama un caballito de madera lincha-re o afinado
en mí-tú-todos juntos canta, ¿si morimos todos separados
para quién es toda tierra o todo mar? anda-a-laar

Encamados yaceremos cubiertos
por el agua por el fuego por los cinco
sentidos natos-in naturales elementos
vegetando enarbolados sureños vástagos

O pastando el cuerpo del otro al amor rumiando
escritos forasteros la escucha activa aquí y ahora
dispuesta aquellas cuerdas frotadas al pulso negro
ritmo; cumbia al final mi cuna indago-el África materna

Pero todo hielo indica la adveniencia de gigantes
a lo lejos Trengtreng Filu, Kaykay Filu -ola hola...hasta luego
 (la hache es muda, no responde) cruces caen: asedios yergen
matemática la función, desconozco su funcionamiento
no bajes los telones, todo comenzará de nuevo

Mientras fuera la caza roja surca los patios
de metralla y muro la canción de antaño cobra
detenidos y desaparecidos aquellos quienes nunca vimos
más en los sueños purgamos venganza sueños rojos
de ira o vergüenza y al-armas gritamos negro-blanco
a las banderas nuestra victoria será la historia inmaculada 

Todo hogar todo abrigo serán esta noche traspasados
por la sombra-delito-agorero los malos auspicios
mipueblo migente cercana al latído toc toc toc
golpean los trastornos la puerta de mitierra
fracturada el '73 en mil dolientes pedazos

¿Dónde están aquellas? in-hubicables miradas
(en un útero bajo tierra órbitas encerradas)
como si el no-lugar fuera un lugar (no)válido
in-válido i-legítimo a-premiado-por-los-jueces
fuimos-cercenados-por-las-vallas-militares
-y mi amor se quedó pegado y espeso fluctuando-
a las cortinas a los cristales y al mar

Pero esta ciudad es valle y no hubo otro
atentado celeste que el re-lám-pa-go-cor-ta-do
en-tre-ca-pi-llas-ca-pi-la-res-y-ar-di-llas
María Luisa, que hermosos ojos tienes
entre Tiro y disparo entre pulmón u hombro.

-Hombre, que error, fue entregarnos con tanto rango
de error de hombre construimos aquí y el amor
sirvió para pasar las penas el mismo amor trajo
antes del tiempo preludio del ruido al silencio
todo cae hace atrás en el vacío y gira sobre sí
fi       les     ini      os     to
    na       e      ci     se     pan
Y todo fue rara mezcla hermano
como cocacolaconfernet o fernetconcocarola o heroína
en fin. ¿el juicio? rebobinar todos los astros
-dije astros, perdón mi señor quise decir antros.
estuviste aquí antes y nos tomamos unos tragos
                                                        además bailaste



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.