ErnestoGalindez

Deseo - Inicio

La distancia, una meta a lograr,
Tu mirada, Mi tortura matutina
Distancia que acorta,
el recuerdo de la misma junto a la mía.

Es que mis deseos, lograste convertir
en los tuyos, los nuestros he de decir.
Dichoso el ser que contempla tu cabello
y la dicha se excede al seducir tu blanco cuello.

No es posible detenerse en un un instante o lugar
cuando se comienza a tu silueta detallar,
imposible determinar, los besos que quisiera dar,
perdería la cuenta y volvería a empezar.

Sin duda alguna, tenemos caminos distintos,
en el tuyo una serpiente, en el mío un teodolito.
pero quien dijo que para el deseo existen puntos fijos,
yo prefiero dejar el nuestro como un excitante mito.

tenerte, probarte, seducirte, del mundo hacer olvidarte,
que mágico que puedas morder mis labios sin tocarte.
nubes grises, clima ideal, llego el momento de amar,
de dejar atrás toda pureza y convertirnos en maldad.

Teñiré de rojo tu espalda, tu pecho, tu abdomen y lo que oculta tu falda,
fíjate una vez mas, comienzo despacio, romántico, pero me haces calentar,
imaginarte, las rosas, las espinas no me molestaran,
la anestesia en mi piel las detendrá,
esa anestesia que tus muslos seguro inyectarán.

Y es que comienzo a recorrer cada espacio de tu blanca piel
sin miedo, pero con temor de conocer ese ser
que quieres esconder, pero se que posees
a mi no me engañas, todos tenemos ese lado oculto y en ti lo puedo oler.

no te preocupes por tu cabello, creéme lo soltaré,
solo cierra los ojos o miramé con ganas de más, lo sé.
detén el tiempo, no hay otro placer,
que tener a la dama que deseas, demostrando porque es mujer.


un momento, debo reaccionar, este no es mi lugar de confort,
quien me lleva?
esta ves te pasaste.... me dijo el doctor.  

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.