Fernando Gabriel Arrieta

El espíritu de los ojos.

Simplemente no creo...
porque busco una nueva realidad.
El sol no sale en las mañanas,
el sol lo hace a cualquier hora.

En cuenta sé que el agua no convive con el hielo,
lo hace un gesto,
un extravío,
una deshonra.

Entonces evito lo que cuentan,
porque alcance a explicar la realidad,
hecha de cosas,
que tú no tocas.

Y aunque creas parecido,
dosificas al hielo,
al sol de la mañana,
al gesto,
al extravío
y la deshonra,
sin entender que son lugares,
donde el espíritu aventurero,
pretende la verdad,
sobre una realidad hecha de formas,
como el sol de la mañana,
que a veces sale,
y a veces nos enferma
y eso,
no es poca cosa.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.