jarablanca

ME HA CONTADO UNA ESTRELLA

 

ME HA CONTADO UNA ESTRELLA

Me ha contado una estrella
que nunca me has querido,
que todo fue fingido...
¡La querías a ella!.

Que cuando me besabas
en noches de pasión,
en alma y corazón
a su lado volabas.

Que siempre fue mi boca
de la suya tu anhelo,
mas, yo tocaba el cielo
y me volvía loca.

Y en esta noche aciaga,
tan radiante, tan bella,
escuchando a la estrella
mi corazón se apaga.

Me niego a escuchar nada...
Estallo en triste llanto.
Es grande mi quebranto
pues, sigo enamorada.

Las lágrimas que brotan
de mi alma desolada,
me funden con la nada
y en la nada me azotan.

¡Mi cuerpo de otra fue
estando entre tus brazos!
¡Para ella tus abrazos,
yo... sólo su cliché!.

Comentarios5

  • benchy43

    Hermosa poesía. Felicidades, amiga.

    Un abrazo.

    Ruben.

    • jarablanca


      Muchas gracias, Ruben. Un placer que te guste.
      Un abrazo.

    • kavanarudén

      Duro tu poema.
      Para mí un grito, un lamento.
      Me impactó mucho eso de "mi cuerpo de otra fue estando entre tus brazo....." ¡fuerte! Ser un cliché. Duro. Pero muy real.
      Me gustó. Excelente. La pluma debe ser daga afilada que hiere a muerte el desamor.
      Un abrazo

      • jarablanca

        Gracias, Kavi. Bueno descubrir que te engañaron no es algo fácil de asumir, en ningún ámbito de la vida; en el amor muchísimo peor, claro.
        Un abrazo.

      • FABIO BOHORQUEZ RODRIGUEZ

        Jara:

        Las lágrimas que brotan
        de mi alma desolada,
        me funden con la nada
        y en la nada me azotan.

        Bellos estos versos tristes.

        Un abrazo de osito.

        • jarablanca

          Muchas gracias, Fabio.
          Un abrazo.

        • pani

          HERMOSÍSIMOS VERSOS DONDE LA DESOLACIÓN SE PALPA... TU CORAZÓN SANGRA MAS LA TINTA TRAZÓ UN VERTIGINOSO POEMA PLENO DE BELLEZA Y SINCERO DOLOR...

          • jarablanca

            Muchas gracias, pani.
            Un abrazo, amigo.

          • LUIS.RO

            Bello poema ( estrofa redondilla-heptasílabos).
            Pregunta Malajillo, como se sabe que el otro tiene el cuerpo aquí y la mente allá.
            Contesta Malajón a mi un día se me produjo un interruptus, broncus-repentinus.
            -Malajillo: ¿Dime, dime, dime?
            ¡Solo le dije ¿ay como disfruto Maria!
            ¿y?
            Y es que mi mujer se llama Juana.
            Bello (reitero) Un abrazo



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.