Fernando Olsen

Desolación

Y lo que parecía convertirse en vida

Se tornó muerte

Las sabanas donde corrí

Se helaron

Como abiertas heridas invernales

Bastó una sospecha

Susurrar

Pestañear

Palideció en nuestros cantos

El mundo

Nuestro mundo

Y esperé

Correr a diario en playa

Construir ciudades y utopías

Ser presa de los insectos

 

Es tarde.

Despedidas pudriéndose como raíces muertas a mis pies

Germinan

No basta respirar

Susurrar  o salivar

Levantar caminos

Negar lo inevitable

 

Allá, en la bruma

Inventé, una sonrisa

El sueño de un niño

 

Un náufrago emocional

Comentarios1

  • Maria Renteria

    Me gustó leerte. Es un bello poema que transmite esa desolación con la que lo titulas. Saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.