Mina de Villasandino

Otra vez

 

Oscura y fría tarde de invierno
veo como se desliza la última hoja dorada del Ginko,
aterriza delicada sobre la corriente del rio,
te veo cruzar el puente y alejarte lentamente de mí.

 

En cuántos cuerpos te he abrazado y me has estrechado ?
En cuántos ojos te he visto y me has observado ?
En cuántos cálidos labios te he besado ?
En cuántos te he encontrado y me has abandonado.

 

Por què sos tan cruel conmigo?
incapaz de perdonar mis desaciertos
me castigas con estas repentinas despedidas
tan temidas, dolorosas y frías.

 

Las mariposas que me habitan vuelan nerviosas,
revolotean escarchándome copos de nieve
congelàndome las entrañas, los huesos
y hasta el alma.

 

Te vas otra vez y me dejas en este mi caos,
ya quiero darme por vencida
y dejar de ir a buscarte,
pero quièn soy yo sin vos, amor?

 

Ya te veré más adelante,
en otro cuerpo y te reconoceré
porque mis mariposas revolotearan
otra vez eufòricas y cálidas dentro de mí.

 

Mina de Villasandino.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.