Esteban Mario Couceyro

Tenue deseo

Deseo, tenue deseo de medianoche

que como lenta hiedra

subes por el pecho

y te enroscas al cuello

sococándome, en este incipiente suspiro

en medio de la noche

que escapa entre las estrellas

atesoradas en la memoria.

 

Las mismas

que puntuales, precisas y finas

cubrieron de pudor

tus ojos, ahogados de mares

navegados por mis labios.

 

Deseo, tenue deseo

¿por qué te deso esta noche?

entre las mismas estrellas

y mis labios varados

en los bordes de la almohada.

Comentarios1

  • Beatriz Blanca

    Hola Esteban, pronto retorno a la página y quise deleitarme con algunos amigos. El poema que compartes está muy bueno, comprendiendo las dudas del poeta.
    Te envío un fuerte abrazo y te digo hasta pronto, en unos días me dan el alta.

    • Esteban Mario Couceyro

      Querida amiga, me alegra tu mejoría, como los mejores amaneceres, apareces esperanzadora de una mejor presencia..., se te extrañaba (lo digo en forma personal y de todos los personajes).
      Mis saludos con el deseo de una total recuperación.
      Esteban



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.