emiliodom

RUPTURA

  Ella, vivía con la esperanza de olvidar lo sucedido, para iniciar una nueva vida, pero no pudo ser, la rodeaba un muro tan sólido, que era difícil poderlo derrumbar. La vida de cada persona, tan solo le corresponde a ella, resulta inútil intentar alterarla o cambiarla, en base a condicionamientos sociales o intereses creados. Si pretendemos pararla, tomarla o contenerla, termina muriendo en nosotros. No solemos dar la importancia que tiene la luz del día, hasta que llega la noche en compañía de sus sombras.


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.