YAZMANY

DESCUBRÍ

 

Descubrí ahí donde nací no quiero morir, ahí bebí y comí sin sabores y así cedí al encanto de amores que no fueron los mejores concluí que corregí mis errores aquellos de los cuales aprendí. Ahora crecí hoy absolví a mis penas accedí al lugar
de latidos enrriquesí mis sentidos así adquirí el deseo y escribí aquello que descubrí.
Que para aprender del futuro
se estudia el pasado.
Descubrí que en el firmamento cada estrella que veo en fugaz
desplome hace que dome el
deseo y tome a tu amor como cumplido.
Que si existe cupido le pido un favor que no haya manera para
que el fulgor de tu amor decaiga
en mi hoguera y que la higuera
y su fruto me sepan a miel hasta
la muerte.
Descubrí que un te amo a flor de labios desborda alegría y asevera las palabras que en sabiduría un sabio dijo un día.
Todas nuestras vidas empiezan
con el afecto, por eso en efecto pienso eres mi amor perfecto.
Y entonces un día al sentirte enamorado das por sentado
que Dios existe al sertir que
te convertiste en un creador
de fantasías de ilusión de
sonrisas preconcebidas
obtienes la sensación que 
extrañando mucho es poco.

Para mí, fui muy valiente en mi cobardía huía cuando no sabía
que la vida es la única suma que resta que la necedad protege la insensatez que de cuando en vez se llora de risa y yo para reír llore
ame una y otra vez hasta llegar
a la sencillez de tu sonrisa; dibujas en mi rostro lo feliz que se anhela dando un descanso en tal florido paraje de esperanza donde así
haya nubes grises hay color
dónde quiero echar raíces en
amor al calor de un abrazo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.