B Quinchanegua

A las estrellas

A las estrellas.

Entre la inmensa ruina de una explosión

coloridos astros en silencio flotan,

                              se miran de frente, con tierno recelo,

                              yo también los veo en el oscuro cielo;

las rocas soberbias de gran dimensión

con violento paso sobre su eje rotan.

 

Amorosas promesas de mortales 

que van volando en íntimos susurros,

oh fogatas con instintos maternales

que guardan entre nubes lastimeras

la fe de las más puras entidades,

y albergan en su enérgica calada 

de cada alma sus más íntimas quimeras.

 

a danzar se ponen como bailarinas

las canciones tristes que la nada toca,

                              despertando vagas imaginaciónes

                              de hombres que las miran sin tener razónes;

arden a lo lejos, entre las cortinas,

resplandor supremo que el recuerdo evoca.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.