Leandro

Soledad

Fría soledad que consume la cal de mis huesos heridos, desnudos

Desolada morada de alta cubierta que me sofoca lentamente

Como un diluvio de tristeza que arrastra mi poesía constantemente

Destierro blanco bajo las grises nubes de invierno y arboles mudos

 

Te acercas a mí al crepúsculo, cálida llama que abre mi pecho cautivo

Como polvo de estrellas sobre tu cuerpo, mis sentidos desmenuzados

Y mis manos tibias de amor con los sentimientos al alma arrancados

Se funden con el sonido silencioso y la flor roja que en tu seno cultivo

 

Desvelo, de querer sentir el aliento de vida de ese día misterioso

Minutos descarnados hechizando las letras sinceras de mi poema

Deseo ardiente que por horas corta mi alma con su cuchillo filoso

 

Tú me ves entre las estrellas pequeñas y un espacio no olvidado

Yo te extraño cada hora, cada tarde en este silencio amargo

Soy el marino que dejo un día tu puerto, y volverá pronto, a tu lado.

 

Leandro

Derechos Reservados

2017



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.