Samuel Santana

Los favores del justo

 

Suele ocurrir que el hombre

a quien Dios bendice se

granjea enemistades.

Muchos ambicionan el fruto

de sus manos.

Más vale la gracia de Dios

que los muchos tesoros

del mundo.

Quien anda en integridad

consigue el favor del Señor.

En los labios del justo

hay bendición.

La boca del malo habla

perversidad, calumnia y

mucha necedad.

Será bien afirmada la

casa del hombre que

teme a Dios.

A sus generaciones no les

faltará el pan.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.