FumoEstrellas

Mi adicción.

Y es que tú eres mi primer pensamiento al despertar, mi alegría lo que hace que a la vida la sonría, es un inexplicable un querer bonito de eso que te hace suspirar, escuchar los pajaritos, soñar los angelitos de la nada, perder la mirada en la panza sentir cosas raras como cuando era un carajito, es igualito una ansias que me consumen y hacen que quiera transformar todo tu aroma en perfume, afrodisíaco tu sabor que me hace entrar en calor sacar de mi todo el rencor, tu, haces que yo ande sonriente y tu forma de ver la vida me hace querer ser mejor, ir con calma ante tu presencia nada me alarma, con tu presencia nada me alarma, tu, luz del alma, robaría sin pensarlo una nave espacial para recorrer el universo en un viaje astral, mirar planetas que nadie podrá visitar, y regresar para besarte viendo la aurora boreal, cuando el tizón sonríes es porque tu luz me calienta, y aliento me sonroja, me calienta, me alimenta, noble creación delicada cual porcelana, no sé qué será de mi si te llego a perder mañana, porque si no te tengo, el día ya no es lo mismo, insisto seria como vivir sin música, sin emociones vivir una vida estúpida, un ajetreo continuo pendiente del quedaran, mi razón para suspirar en todo momento de calma, el recuerdo de tu cuerpo fusionándose con mi alma entera, cuando te beso el tiempo se congela, eres la única en mi mundo la que conocí sincera, la verdadera, sin antifaz, no digas que te vas y mañana volverás.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.