Santiago Miranda

Aplazar el silencio

Encontrarte contigo o aquel

sujeto mismo de la oración

concreta-certera-distante

           temor (de)

encontrarte con la nada

entre los dedos fluyendo

con la nada entre los

dientes mordiéndola

nada entre los bastidores

de la mirada y las pisadas

ancladas a los abismos expectantes

                            temor

no encontrarte por haberte

perdido durante un absurdo

lapso irrespirable de aquel

vértigo de ser consciente

de que todo reposa en el vacío

(un abrir y cerrar de tiempos

ojos divinos ojos multiplicados

adivinos en lo cotidiano-incierto

nada nuevo hay en lo dicho pero)

                       temor hubo

ahí donde ensamblaron al hombre

ahí donde albergaron los planos

de los edificios de la meta culmine

de toda cultura civilizada

donde fraguaron las mentiras

donde sacrificaron las promesas

ahí no hubo nada sino

oscuridad silenciosa y seca

                  temor hay

en un abrir y sellar de ojos de lagunas

desparramadas en el espacio interno

viciado de cordura en el temor no caigo

curioso de despertar del sueño eterno

sin paracaídas en la fantasía de un tiempo

reventado sobre su espalda ir cayendo

hacia lo pasado irremediable mente

profecía curiosidad de antemano

temor de una pesadilla temor

de no haber nada donde

antaño hubo sido el todo dado



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.