Carlos Brid

EL GRIS AUSENTE

EL GRIS AUSENTE


El día rompió los goznes

y desafió al destino escrito,

era una canción triste de un dolor

que no quiso recitarla ni sentirla.

Con su vestido de mañana

cambio los grises desgarrados

y desato un tropel de lilas perfumados,

de minerales vetas, de sombras de robles

y entonces entre el grito de la aurora

y la polvareda que se aleja atropellada

la calle del encuentro brilla y espera

y destierra la tristeza y aleja,

un desencuentro de miradas,

un lagrimal de gotas malas,

y nace una armadura lustrosa

sin oxido de olvido,

ni vana esperanza.


Carlos Brid

Derechos reservados

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.