Araceli Vellber

25

Me subí a tu primer beso

y bajé en mi último sueño

el error fue creerte

y sin embargo creerte al final me salvó

no sé bien de que,

pero me salvó, quizás de otros labios,

de aquellas manos,

de esos brazos,

que fueron barrotes en mi jaula.

Entiendo que si me enamoré de ti,

fue gratis,

si tengo que partir, no podré dejar peaje

y es que me sobra aire,

para tan poco pecho en el que me he convertido

y le estorba el ruido a estos escasos oídos,

le molesta la luz, a estos pobres ojos,

pero me sigue gustando tu mirada

y al final marchitaremos los labios de no utilizarlos.

Me bajé en el último sueño,

no te quejes

he aguantado casi hasta el final del viaje

y ha sido como si acabara el mundo

después de cada beso tuyo,

sin embargo todavía tengo los pies en el suelo

para saber que nunca fuimos uno.

Comentarios1

  • Lincol

    Cuánta sensualidad, deseo, pasión, ternura y sentimiento vierten tus letras. Sobria, de pensamientos claros y concretos y con los pies en los suelos, sabes atrapar al lector de principio a fin.

    Me encantó leerte y espero que estés bien y sobre todo que tengas un lindo día hoy.

    Saludos cordiales a la distancia.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.