Vomitronic

La cuneta de mi corazón

Hace días que no escribo,

con el taconeo de mis latidos

golpeándome avanzo

hacia mi entierro,

en él me encierro, ni lecho,

ni techo, ni suelo, ni cielo…

Mi miedo a un error

me llevó a un peor error,

asunto oculto,

tropiezo público,

y tú, ávida en el despecho,

ingrávida soledad en mi pecho.

 

Mi corazón late en off

con los ardores de una muerte interior

saboreando... No, sufriendo

un amor con sabor a desamor,

hiperventilando un pulso acelerado,

un insistente ritmo cardíaco

de incesante sombra, la última gota

de esa copa me supo a derrota.

 

Y qué difícil es a ti llegar

que escondes sonrisas

hecha trizas como cenizas

del fénix, y se marchitan

todas las letras de esos poemas que escribí...

Eran para ti…

 

Tan cerca y tan lejos

como diciembre y enero,

tan joven y tan viejo

como un valiente con miedo,

despertaron con un cielo de grises cubierto,

con un buenos días de silencio o desierto,

que amenazaba pero había nada,

que amenizaba pero hacía nada,

de vista casada

se viste cansada

mi amada decide su asistencia

a mí, solo ella, dirige mi existencia.

 

 

Fotografía: Alberto Louzado

https://www.instagram.com/albertolouzado/



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.