caballo negro

Ella y yo.

¡Ella era hermosa, hermosa como flor

de primavera entre los rayos del sol;

Hermosa como el matizado color

que descubre el cielo en el albor!

 

Como esa belleza que solo en ángeles imaginamos,

como esa hermosura que inspira el vértigo

y que no se parece en nada a la que soñamos,

porque la supera como el sabio al mendigo.

 

¡Ella era bella, sobrenaturalmente bella,

hermosura diabólica que el demonio

trae a la tierra asemejando una estrella,

y que solo son instrumentos de su dominio!

 

Yo la amaba; como el sol a la luna,

como el aire a la nube, como mar a la playa;

con ese amor que no conoce freno ni límites;

y donde se encuentran martirios esperando goces.

 

Donde la felicidad es fugaz, breves instantes

que te hacen pensar que penas son deleites.

Donde queman los besos y las pasiones

como calor abrasador de miles de soles.

 

Ella era caprichosa, voluble y extravagante,

con deseos de mujer revelados en suspiros,

con ideas locas, alegres, extáticas y excitantes,

que brotaban en susurros de sus labios.

 

Yo era supersticioso, altivo, vanidoso amante;

que se volvió loco por sus besos delirantes,

y me envolvió en sus deseos y excesos aberrantes,

donde perdió su vida… y yo caí en locura insuperable;

viviendo ahora en un infierno infranqueable.

Comentarios1

  • Anitaconejita

    ¡Ella era bella, sobrenaturalmente bella,
    hermosura diabólica que el demonio
    trae a la tierra asemejando una estrella,
    y que solo son instrumentos de su dominio!

    Yo era supersticioso, altivo, vanidoso amante;
    que se volvió loco por sus besos delirantes,
    y me envolvió en sus deseos y excesos aberrantes,
    donde perdió su vida… y yo caí en locura insuperable;
    viviendo ahora en un infierno infranqueable.

    Esto amigo es realmente bello!! Qué Estrofas, es un verdadero placer encontrar tu pluma Excelsa, me llena y me cautiva!!
    Abrazos desde mi terruño

    • caballo negro

      muchas gracias, es un privilegio y placer que te agraden mis versos. Cada comentario tuyo, mees como un bálsamo que cura sin sabores, muchas, muchas gracias. Saludos desde el mío.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.