Alberti Torres

El sinsentido de amar a un Insecto

Mariposa, ¡vuela a mi flor!

Tus alas, ¡volando vendrán!

Con tus vocecitas, de dulce azafrán

¿sin llanto y sin risas?

¿Dónde estarán?

¡Ay! Mariposa… ¡vuela al desván!

¿Desván? ¿Hogar de los males?

¡Animales! ¡Cual bello capullo!

Y tu mariposa, bailando en los aires

¡el tango que mientras mascullo!

Un verso, tus danzas,

¿Colores? ¡Tus amores!

¿Habrá esperanza?

¿De huir a ser libre?

Mariposa, ¿qué dices?

Mariposa, no llores.

Hermosura alada

¡regresa a los bastiones! ¿Cercados?

¿Que rodean nuestros corazones amurallados?

Mariposa, vuela al infinito,

 ¡al espacio!

¿Palacio? ¿Hogar de princesas?

Allí aguardo, hermosa,

Un día, ¿mil eras?

Que bellas facciones… ¡que dulces fresas!

¿Fresas? ¿fruta del amor?

¡Dolor!

No tenerte conmigo...

¡Dolor!

De ti no ser testigo...

¿Sinsentido? ¿El amarte?

¡No fue por descarte!

¡Fue mi elección! ¿Turrón?

Navidad, ¿has llegado?

No vi tus trineos,

¡No  vi el mar helado!

Mariposa, ¡te quiero!

¡Regresa al cercado!

Si tan solo tu beso me hubieras regalado…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.