TORQUEMADA

Camino a tu regazo

Amor, ya se levanta el silencio dormido

a retazos dispersos, a ráfagas de nube

y te voy describiendo, reclinada en mi cuerpo

y pienso en el camino que hasta tu cuerpo anduve.

 

Y vi que entre mis pasos iban tus ilusiones

y entre cada palabra de mi boca, tu imagen

y vi que mis miradas soñaban tus facciones

y vi que en mi sendero tu amor es mi bagaje,

 

que tu amor es mi fuerza, mi coraje, mi empuje

la llama que me enciende y el sol que me ilumina

el agua con que apago la sed que me consume

mi recuerdo, mi anhelo, mi fe, mi medicina.

 

Y vi que yo he nacido para sentirme tuyo,

para vivir tu vida y recorrer tus sendas,

para dejar morir en tu pecho mi orgullo,

para dejar plantada en tu vientre mi tienda.

 

Para entregarme a ti con todo lo que tengo,

para necesitarte hasta que todo duela,

para hacer de tu efigie mi único sustento,

mi norte, mi esperanza, mi sueño, mi quimera.

 

Y vi que ya mis pasos tienen un objetivo,

un final, un destino, una meta soñada

donde en cada jornada reposar mi camino,

un nido en tu regazo, tu tibia madrugada.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.