Aviador nocturno

Huye



La mujer que halló mi alma

En el centro de esta llaga

Que a veces se llama vida

 

Sus formas

Solo veo entre delirios

Su cintura yo recuerdo

Y salvarme ya no puedo

 

Entonces

Oigo ladrando a la noche

Mientras el silencio oscuro

Con su miedo me corrompe

 

Y lloro

Como un hombre ya perdido

En un mar hecho de polvo

Donde duelen los amores

 

Qué bajo

Mi pobre ser ha caído

Ahora conjuga sombras

Triste historia sin huellas

 

Quedan

De su breve luz mis ojos

De su bella voz mi boca

Y de su adiós mi espera



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.