José Antonio Vilela Medina

Como Tú

Su bella tez

su aptitud altiva

contrastaba con su

angelical humildad

que de sus ojos diáfanos

refulgían denuedo.

 

Del salón revestido

por la hierba y árboles

bebiendo del rocío mañanero

las ninfas y colibríes revolotean

sobre claveles, nardos y mozas.

 

En ese reverbero de magia,

encanto, ensueños, realidad

y forma, estabas, con tu

cuerpo de fino azahar andaluz

cabello de azafrán ensortijados

que resbalaban hasta tus

senos que nos une a la vida.

 

Desnuda como la ninfa y el colibrí

como las flores los árboles y el manantial

impoluta, si porque eres pura mujer,

y mujer como la naturaleza toda,

que engendra y forma vida.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.