Miguel Durand

Guíame al mundo Nuestro

 

Guíame al mundo nuestro, dame vida a mi llanto y color a mi alegría

Déjame el suspiro de la noche enrojecida

Pues ahora en mi mundo solo existirá tu aroma y aliento

Clama mi lecho por tus horas de desvelo

Enciendes mis venas, yo deseo tatuarte con tinta sangre mi amor enrojecido

Mírame y no por última vez, posa tu mirar ante mis hinojos

Llena mi corazón con tus encantos vida mía

Llévate a tu lado, hacia el mundo mágico de nuestros sueños

Escucha mi llamado, aunque tardío estaba, te contare que mi corazón no dejo de latir

Posa en mi alma el sello de tus ósculos hechos verdad

Ilumina mis sentidos, con tu risa así con rima y tu canto, sorprende a este corazón tan lleno de llanto

El tiempo fue mi enemigo, condenado al amargo sinsabor de tu partida

Sollozo, melancólico y errante me he portado como un alma en pena sin tu mirar 

Sujétame de la mano cura mis heridas con tu corazón enamorado

Encadéname a tu cintura, con desespero te pediré que me apriétame en tu regazo

Muéstrame con un beso la luz entre mis días, que mi amor ya no quedara sombrío…

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.