Santiago Miranda

Casa del tiempo

Desplomadas

de esperanzas las cenizas

afuera, lloran lágrimas azules

acá adentro no pasa más que nada

y entrometidos los acontecimientos

golpean nuestras puertas selladas

 

¿Quién es? Preguntas. –no abras las ventanas

El contexto de tiempo armado hasta las puntas

Lanceoladas, Se cuela por el umbral de la puerta

Aquella habla líquida e intangible sustancia

 

Es el tiempo desecho que veo

Acariciando tus piernas;

oh suave impacto de los tiempos

caí por ti investido dentro 

de tu vórtice y compacto ciclo

de misterio

 

Aquí reposo, ensoñado

Esta casa eterna que no existe

-este momento es lo único duradero- indestructible

Para el tiempo indestructible oxidando los corruptos

Cuerpos, las ideas lejanas de prosaicos soportes

Yazgo conforme en la quebrada, no todo

Muere en la carne del tiempo y la mirada



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.