RICARDO ALVAREZ

1- LA MUJER DEL ACANTILADO 2- EL SUEÑO DE LA MARIPOSA

 

  1-             LA MUJER DEL ACANTILADO

 

Cae la tarde en angostura azulada,

una mujer tribal festeja sobre el acantilado

baila con sueltos tules la consumación de su danza,

desvanece el impacto del oleaje en su ser ensimismado.

 

Concentración de concilio la faz enfática que cabriolea,

la ciña una briza que rueda por ambos lados,

el crepúsculo descose sus violines en retirada

y la maja felina se hace epicentro del panorama.

 

Con sus cejas atezadas, gama mora de tela negra

atrapa miradas antípodas cuando la briza amplía su melena.

Ah, esencia de mujer parda, salmonera con sus garras

y los pies sutiles en la piedra delinean las plantas holgadas.

 

Estético paradigma de atracción innata,

ondulante magia, silueta de aves flamencas andaluzas,

combustión en la perpetuidad de su fuego

encarnación de hechizo engendra el rumbear de sus caderas.

 

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

Poemas de ricardo alvarez@blogspot.com

Poemas de ricardo alvarez-blogger

------------------------------------------------------------------

2-  EL SUEÑO DE LA MARIPOSA

 

No inquieta el resplandor

de la libela,

es habitual el vuelo libre

de la mariposa desfilando.

Se desdoblan

vetustos rieles de trocha

y en esa ambigüedad de metales

desbarrancan en única huella.

Se tergiversan los testimonios

del caos cuando los vagones

entierran ciudades.

 

Buscando el fortunio del trébol

de cuatro hojas

en el dictado del pasto dejamos la marca.

Dolor de jacintos y esporas,

no aprendimos la aflicción

de la exprimida esponja.

 

Torneo de grillos,

medallas al aleteo de

exóticas mariposas….

El gusano se estableció en la rutina del osario

En bajos huecos del pasado

resiste el peso de los cuerpos.

Pavesas volaron a los tejados

y por el ático arrojaron memorias

Almohadas de olvido,

lechos flameando

bajo sabanas.

Calcificación en los plexos,

calvario de nervios clamando.

Hemos derribado fósiles templos

y el hombre común solo quiere

dormir en el sueño de la mariposa.

 

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.