Samuel Santana

El amanecer de una ciudad

Heartford, ciudad calmada y callada.
Hoy los techos amanecieron de blancos
y el suelo arropado por el frío.
Sólo los árboles desnudos y
los oscuros e intranquilos cuervos
sienten el gélido viento cuando
tristemente pasa.

Comentarios1

  • diego leonardo

    recreé la escena en mi cabeza y me refrescó un poco
    gracias por eso
    saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.