angelillo201

Me encanta el olor a gasolina en mi huerta ecológica




Me encanta el olor a gasolina en mi huerto ecológico, y el sonido del motor de la bomba de agua que silencia el trino de los pájaros evocando el ruido de la fábrica de azulejos donde trabajé durante años, bogando en sus líneas. Allí quedaron atrapados tantos compañeros. Como en una bodega de un barco que se hunde. Cuando lanzo las mangueras por el ribazo, miro con felicidad como se rompe el espejo de agua del barranco. La bomba empieza a exprimir como una naranja el agua, y la va subiendo a los barriles.
Hay una sonrisa reflejada en mi mirada, y se llama:
victoria.
Porque la tropa de paseantes que pasea a mi alrededor al verme lanzando gomas , y humeando heroico  sobre ese barranco a mi maquina me felicita:
Ya lo has conseguido angelillo.
Lo tienes dominado.
Sube agua hijo mío, sube agua.
Toda la  que puedas.
Aprovecha, antes de que esa ramera de la naturaleza nos deje los cielos secos como una virgen de cera.
Angelillo de Uixó.
Paz y bien.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.